miércoles

0015 Post Casamiento

Y llovió y estimamos que el evento del año sería un desastre. Me imaginaba a los novios hundiéndose en el barro cuando estaban delante del cura y a los padrinos rescatándolos al estilo Indiana Jones o los invitados corriendo y tratándose de cubrirse de la lluvia, aún escondiéndose debajo de los vestidos de las mujeres e incluso arrojándose contra la torta como en el video de los Guns`N Roses.

Ante situaciones extremas medidas extremas. Toda urgencia sale dinero y eso habría de engrosar nuestro Deficit ya inexplicable. Fue cuando el argumento “uno se casa una vez en la vida” se convertía en una buena razón.

Terminamos alquilando carpas adicionales, que nos sirvieron para improvisar dos galerías. Algunos de los sillones que se habían colocado como decoración terminaron siendo parte de la suerte de “amueblada” que se fue armando a lo largo de la noche. Muchos romances increíbles fueron incentivados por los nuevos esposos, las suegras complotadas, las tías y gente que no conozco con exactitud como llegaron ahí pero estaban; que convirtieron el lugar en el living del amor de Roberto Galán. Vinieron con la alegría de la soltería y se quedaron por la comodidad de los sillones que usaron como “reservado”.

La fiesta, inolvidable, incluso el cantito de cumpleaños que entonaron unos 420 invitados, de los cuales solo conocía a unos 70. ¿Qué obsesión tiene la gente de tirarte las orejas para festejar?, es como una suerte de castigo por cumplir años.

Una de las atracciones de la fiesta, que vino con el combo de juegos de quermés, fueron las dos Sras. Adivinadoras. Las largas filas eran interminables, personas que concluían la sesión y volvían a ponerse en la fila otra vez. Me sorprendió la cantidad de hombres que se dispusieron a que le fuera revelado el secreto del éxito. En un momento creí que tendríamos que hacerlas escoltar con seguridad.

Una vez rescatadas las Sras Brujas se alojaron en un cuarto para ordenar sus cosas, las bolas mágicas, los naipes y toda la parafernalia del mas allá. Se hizo un pedido de auxilio ya que seguían siendo perseguidas por una muchedumbre hambrienta de futuro. Creo que si hubieran podido adivinar el suyo propio, esa noche no viene ninguna (sin comentarios sobre lo que nos fuera revelado, bajo presión, a las improvisadas organizadoras de la boda).

Otro evento para rescatar o asustarse es el momento del ramo. Es como estar en una batalla, arman estrategias, se acomodan y se mueven como entrando en calor para poder primeriar a la del costado, a la de adelante, hay codazos y empujones ante la mirada atónita (o rezo) de los novios de las susodichas. Un verdadera contienda de Cien por Ciento Lucha.

En definitiva, me deja pensando la cantidad de personas que son adeptas a la consulta de adivinadoras como así también los desafíos al futuro con rituales del tipo del ramo.

Es tan lindo dejarse sorprender por el futuro como lo es el camino recorrido hasta llegar a él.
...

7 comentarios:

Manolo Jiménez dijo...

Realmente me pregunto si estas personas que se "creen" lo de las adivinadoras no serán más sorprendidas por la realidad que los que no creemos.

Me alegro todo saliera bien.

Abrazos.

JADE dijo...

me impacto certero en medio de mi... esas pulsiones son increibles en vos!!! besotes!!!

ѕocιaѕ dijo...

jajaja q evento, lo bueno es que en todo actuaste rapido y salio bien!
y pues puede ser divertido leerse las cartas y eso pero de plano hay personas q se creen todo eso y se trauman, eso no esta bien.
saludos

La payasa... dijo...

Manolo, seguro se sorprenden, pero sospecho que sera porque se cumplió el presagio. De alguna manera hay sorpresa.

Yo también me alegro mucho que haya salido bien, un momento grandioso.

Saluditos

La payasa... dijo...

Jade, ja ja ja..sin dudas.
Igual la que se llevo el ramo no se puso en guardia y fue cuando el ramo mismo casi la defigura...jaja

Beijos y gracias por pasar

La payasa... dijo...

Socias!!
Sin dudas puede ser motivos de risas la lectura de cartas, pero no todos estan preparados para oir lo que no quieren escuchar.

Fue trabajo en equipo, por eso salió todo de maravillas.

Besos Corazón

Tomás Münzer dijo...

Hay que tener ganas de casarse eh...

Yo tenía otro blog

Yo tenía otro blog
Cualquier similitud con la realidad es adrede

Los visitantes