sábado

0021 Marcos y Lucia (segunda entrega)

Lucia había emprendido el viaje a un lugar en donde los paisajes eran embriagadores. Que despertaban esas ansias de conocer, recorrer y emocionarse. Esa ciudad que, cuenta la historia, del brazo del Emir Cordobés Mahummad I defendió Toledo de los posibles ataques cristianos. Una Ciudad que no fue tal hasta tiempos recientes, donde la Fuente de Cibeles, El Prado y el Palacio Real no existirían sin la tozuda voluntad de pelear y defender lo propio de sus habitantes. El lugar que significa “abundante, rica en Aguas”, que no tomó su nombre de castillos y de los agrestes barrancos, sino del agua rica bajo la Ciudad.

Un sonido desacelerado hizo que dejara de pensar en todos los eventos históricos que había repasado una y otra vez desde que era pequeña. Fue cuando el tren se detuvo y Lucia, estaba en las Puertas de Atocha.
Abandonó el vagón de inmediato, le urgía inhalar el aire del lugar, su nuevo hogar.

Caminó observado cada pequeño detalle; notó estar en la antigua Calle Mensón de Paredes, 13 y no pudo evitar conmoverse. Frente a ella estaba la Taberna de Don Antonio Sánchez.

¡Por fin iba a conocerla y podría ver las dos cabezas de toro que tanto le habían contado!.
…….
Marcos, despertó con un dolor en el pecho. Asfixiado, desolado, agotado de haber dormido tanto y solo. Se prometió que ese sería el último día de esa agonía que durante años había padecido. Morir en vida era posible, cuando el tiempo es sólo transcurrir, abstraerse y fingir lo que no se siente. Olvido lo que es leer y escribir, sus más importantes adicciones. Todo tenía un color que había inventado mentalmente, color No-Pasión.
Ya por la tarde y con ese punto final de un final anunciado, saldría a darle un electro shock a su vida; sin sospechar que le daría algo más.

Marcos se dirigió a la Taberna que había sido su espacio por muchos años, se sentó frente a la barra, muy cerca de la puerta. Había elegido ese día y ese lugar para volver a nacer, para exorcizar la humanidad fantasmal en la que se había convertido. Pidió un plato gigante de lancón y una cerveza.

Sus ojos eran oscuros, enmarcados en largas pestañas e irritados por la contienda contra sus pensamientos nocturnos, sus rasgos profundos, su falta de criterio en asuntos de moda se hacía notar, una barba de varios días y un paquete de desolación envuelto en papel de regalo. Se desplomó en la silla frente a la cegadora luz de su portable. Recordó que siempre había tenido pánico al papel en blanco y con la tecnología no lo superaría.

Se disponía a dominar sus demonios a reencarnarse y el ritual lo iniciaría…Escribiendo.

Su imaginación y su falta de fe se vieron interrumpidas, cuando el contorno de Lucía entro al lugar.
Ella, con esa mezcla de sentimientos que solo podría describir alguien que redunda en los detalles. Expulsaba nostalgia, ansiedad, desesperación y necesidad en cada exhalación. Todo junto, sin orden de prelación. Se acomodó para poder examinar todo el lugar, pequeño por cierto, y no puedo evitar cruzar una mirada con ese extraño que, en ese momento, tenía los ojos más sorprendidos que había visto depositados en sus huesos.
Lucia era radiante, coqueta, atractiva, seductora y, quienes mantenían una conversación con ella, no podían evitar pensar lo inteligente y pasional que resultaba ser.
Ya dentro, saludo como si fuera habitúe, como si todas las tardes hubiera ido de tapas allí. De alguna manera, Madrid, sería su nueva morada y no quería sentirse una turista más. Se sentó estratégicamente para mirarlo todo e incluso no escapaba de su perspectiva ese hombre que aún permanecía observándola con total falta de disimulo. Ya sentada, aguardó, impaciente, que el viejo empleado del lugar se acercara. - En esta Ciudad todo parece funcionar bastante lento, pensó- y con las ganas que tenía de una cerveza bien fría y de degustar croquetas.
Marcos tomó conciencia de su exabrupto demasiado tarde. No sabía cuando tiempo había permanecido observando a la desconocida que estaba frente a él. Avergonzado volvió la mirada hacia “la luz” y se sintió catapultado por extrañas emociones, sus dedos estaban fuera de control y su mente en la otra mesa. No había podido dejar de tipear mientras espiaba a esa mujer que, sorprendentemente, se había convertido en su musa inspiradora.

Dos largas horas después releyó lo que había escrito y sintió como se le oprimía el pecho con una exultante emoción. Fue entonces, cuando notó que la joven se acercaba a la barra donde pregunto:
- No soy de aquí, ¿podría ayudarme y recomendarme donde puedo pasar la noche?

El mozo asintió con la cabeza y escribió dos direcciones en una servilleta de papel.
“La fugitiva”, así gustaba pensar de ella misma, agradeció el gesto y se volvió rumbo a la salida. Antes de abandonar el lugar lanzo una mirada sobre ya la sombra de un Marcos, que se había levantado sorpresivamente y estaba sobre su espalda y balbuceo:

- Por favor, solo dime como te llamas...

Con intriga, ella exclamo:
- Lucía.
En ese microsegundo el timbre de su voz que le pareció poético, magnánimo y que le inundaba los sentidos de escritor abatido, y sólo pudo decir:

- Soy Marcos. Te pido que no te vayas…

...

18 comentarios:

Manolo Jiménez dijo...

Cada vez promete más el relato.

Incluso te has tomado el detalle de situarlo en un establecimiento especial, y real.

Abrazos.

AGUSTIN dijo...

Qué buena historia!... si hasta me transpiraron las manos como si fuera Marcos, cuando se acercó a pedirle que no se fuera!!

andreita dijo...

aaaaaahhhhhhhhhhhhhhhh!!

Vente pa' Madrid..! Me morí muerta!

Imagino la cara de Lucía al voltearse y hasta me puso nerviosa ese no final.

Aquí me quedo mire lo q le digo!

[off topic: agradezco tus elogios]

Un beso!

Malena dijo...

¡WOOAWWW!

QUÉ LINDO LO QUE ESCRIBISTE...! Y, ahora: ¿Dónde está la salida? (Porque yo sigo en el relato)

Salu2s!

Malena

Cathy Brown dijo...

Me muero...esto es genial!!!(mejor no me muero sino me voy a perder esta historia ji-ji)Quiero mas,mas,maaaaaaaaaaaaaaaaaas!!!!Sos mi idola Lola!!!!!!!!!Te quiero besotes.

seraquenoseve dijo...

Lola solo te pido que no la hagas de emoción necesitamos saber más.

Moriiiiiiiiiii!!!

Saludos

Lila Biscia es Lilus bla bla dijo...

Super, nena!!!!
Dejas con ganas de mas!
Miles de besos.

El Doc 9 dijo...

Un maestro Marcos¡¡ o no? jaja, beso grande Payasita

ELINA dijo...

CUALQUIER SIMILITUD CON LA REALIDAD...
ES PURA COINCIDENCIA??
CHANNNNN!!!!!!!
TE QUIERO TONTITA LINDA Y LLORONA!!!
A MORIR LOCA, TE BANCO!!!!!!!!!!

La payasa... dijo...

Manolo, bueno, un post de la madre tierra. Además ese lugar me trae muchos recuerdos formidables y muchas anécdotas que recordar.
Prometo continuar con el relato, pronto. Espero no aburrirlos.

Besos miles mi querido, que estes muy bien y como siempre te digo, gracias por pasar por este lugar, es un placer.

La payasa... dijo...

Agus, genial que te haya generado eso!.

Ahora me voy agrandada.
Si supieran lo lindo que es para mi escribirla, porque algunas cosas se entremezclan y me siento encantada.

Como le dije a Mano, espero no aburrirlos. Además me gustan los detalles de Madrid que he vivido en carne propia.
Igual espero respuesta de eso que te envié por tu post..ja
Saluditos

La payasa... dijo...

Andreita, si aaaahhhhhhhhhh!!

Mi frase favorita, me morí bien muerta. Madrid es mi segundo lugar en el mundo definitivamente. Pronto estaré por ahí, si los planes no fallan.

Hay momentos que no podrán morir y que bueno que así sea, con algunos, obvio ja ja.
Ya viene lo que sigue! No se me vaya.
Besos

La payasa... dijo...

MALENA, ya no hay salida!!!.

Eso es indiscutible, para ninguno de los dos!

Gracias por pasar, sean bienvenida y un placer que te guste lo que escribo, espero no desilusionarlos.

Besos miles

Lola

La payasa... dijo...

Cathy: no te mueras. Gracias querida. Voy a hacer todo lo posible para que les siga gustando. Ya está siendo revisada la tercera entrega y espero que siga siendo de su agrado.

Si se me acaban las ideas voy a pedir ayuda a todos Uds. para poder continuar, ja ja.

Besos linda, también te quiero.

La payasa... dijo...

Seraquenoseve:

Pero está buena la emoción. Muchas veces leo historias que realmente me dejan pensando y me hacen volver una y otra vez. Pronto sabrás más de esta historia, y como les dije a muchos espero que la disfruten como yo, cuando la escribo.

BESOS BESOS

La payasa... dijo...

Li!!!!, gracias nena, se que lo disfrutas.

Besos miles y nos hablamos...

La payasa... dijo...

Doc!!!, Marcos se las trae, sin dudas un tipo que sabe decir lo preciso en el momento justo; no pierdas de vista a Lucia, igual.

Que bueno que pasaste por acá Doc. Un beso

La payasa... dijo...

Eli, mi vida, gracias.

Sabes que creo que este ese es el asunto, esa presunción.

Bueno no iba a adelantarlo hasta el final, pero esta historia esta dedicada a la memoria de mi padre, el "Don Payaso". Un amante de Madrid y un tipo que siempre encontro el camino para llegar a ese lugar.

Gracias de verdad, no digas que soy llorona que todos piensan que soy una recia che..jajjajajaja

Besos Eli, te quiero también.

Yo tenía otro blog

Yo tenía otro blog
Cualquier similitud con la realidad es adrede

Los visitantes