domingo

Continuando...



Para continuar necesitas sacudirte, te dicen algunos. Cerrar historias, clausurar las puertas entreabiertas o cerrar las ventanas. Decir todo lo que quisiste decir, hasta eso que pensaste en voz bajita.  Para recuperarte, te recomiendan, desandar los caminos sinuosos que dejaron esas marcas que te hacen paralizarte ante el camino. Para sobrevivir a tu historia tenes exorcizarte, te sugieren.

Ante semejantes recomendaciones me quedo paralizada, porque estoy convencida que para  continuar, recuperarte y/o sobrevivir  solo necesitas mirar y caminar hacia adelante.

¿Por qué será que hay quienes prefieren “regresar” hacia ese enlodado chiquero para decir o hacer lo que ya perdió sentido. Que es extemporáneo y, posiblemente, nadie quiera escuchar.

Si bien funcionamos con estructuras deferentes, confirmas que hay quienes les gusta reeditar el sangrado de sus heridas. Yo no quiero más eso, no me caben dolores viejos en el cuerpo...

Yo tenía otro blog

Yo tenía otro blog
Cualquier similitud con la realidad es adrede

Los visitantes