viernes

0013 Los verbos

Es la conjugación la serie de formas por la cuál se puede determinar los verbos, entendida como la acción, movimiento de algo o de alguien.
Son los verbos accidentes gramaticales, morfemas de tiempo, modo, persona y número, incluso podríamos ser considerados nosotros mismos “accidentes gramaticales”, si consideramos que variamos en persona, número o tiempo. Pudiendo uno encontrarse mejor conjugado que otro o viceversa; pero en la diversidad esta el conocimiento.

Estos dichosos verbos, que en la escuela nos hicieron doler más de una vez la cabeza, nos dejaron sin TV, sin salidas y sin regalos sorpresas, tienen dos partes; por un lado la Raíz o Radical y, por otro, Terminación o Desinencia (supongamos que esta ultima se entienda como Peronista para comparar manzanas con manzanas). A ser:

La raíz, separada del gerundio, es la parte fundamental del verbo, por ejemplo y trasladándolo a la vida cotidiana, la raíz de un problema de extrema gravedad que fuera provocado intencionalmente por otra persona puede estar estrechamente vinculado con verbos tales matar, golpear, gruñir u odiar. Dependiendo el momento que fuera provocado se podría conjugar:

Usar el pretérito imperfecto: Yo odiaba que dijeras tal cosa.
El “preterito perfecto” hubiera sido que entendieras eso la primera vez que lo planteamos.

Puede ocurrir que el evento fuera bueno y para eso conjugaremos en presente y futuro, por ejemplo: Yo amo este tipo de sorpresas. Prepararé algo especial para esta noche para celebrar.

Ahora bien, ya hemos mencionado la existencia de otra parte: la Terminación o “Peronismo”, que es lo que resta después de separarla de la raíz es decir, representando el tiempo, número y persona:

Am-o: (y Señor)

Am-amos: Pretérito de pareja constituída

Am-ad: Radio Latina, que roba señal de antena.

Ama-rrete: Conjugación del verbo/realidad, nos separaremos


De acuerdo a las actitudes de quien habla, también, se puede determinar el estado civil de una persona, como ser:

Cuando utiliza el modo Indicativo: “Compraré esos zapatos”. Es claro que la mujer u hombre (¿por qué no?), son definitivamente solteros.

Con el modo Subjuntivo: “Quisiera comprarme esos zapatos”. Definitivamente esta casada/o. A menos que sea parte de la revolución femenina (?), para lo cual utilizará el Imperativo como acto revolucionario

Por último, el modo Imperativo y al grito de me compro los zapatos, revoleando un pañuelo y saltando conmocionada/o, será quien deja en manos de los abogados las futuras negociaciones.

Dejamos para otra clase los verbos copulativos, intransitivos y reflejos.

HAGAN LA TAREA!

..

5 comentarios:

La payasa... dijo...

Aun no termina de gustarme este post, pero nobleza obliga. ja

Saluditos

Manolo Jiménez dijo...

Tu sentido del humor ha traspasado fronteras, aún siendo consciente de haberme perdido la mitad del post.

Felicitaciones y abrazos.

John Doe dijo...

La verdad, no se por donde comenzar.
Puedo ir al baño?

"Long is the way and hard, that out of hell leads up to light." (John Milton - "Paradise Lost")

La payasa... dijo...

Manolito, despreocupate, siempre escribo cosas incomprensibles. ja ja

Besos y gracias por pasar siempre.

La payasa... dijo...

JD, ya fue al baño muchas veces. Vaya pero deje el cuaderno de comunicaciones, informaré a sus padres de su incontinencia.

Besos besos

Yo tenía otro blog

Yo tenía otro blog
Cualquier similitud con la realidad es adrede

Los visitantes