martes

0018 Paint Ball - Terrorismo emocional

El terrorismo emocional es unisex, es un perfume de CK para dos, es un peluquería en donde el pibe de corte flogger atiende a los señores y a las señoras una chica con raíces crecidas, son dos mensajes con versiones incongruentes de un mismo cuento. Es una valija con doble fondo que nunca se nota hasta la hora de tomar armas. El terrorista emocional puede disfrazarse de mujer y de hombre al mismo tiempo. Es una manifestación de poder de dibujos animados que te hace creer que el explosivo marca Acme funciona si se sabe prender la mecha.

El terrorismo emocional es una practica de destrucción, que quien lo lleva a cabo hace: download del programa “yo tengo el control 2.0”, adquiere una 9 mm de culpabilidades, una Smith & Weeson de reproches, un programa de DOS de manipulación, se pone el sombrero de Guilligan y con el HTML del video de Youtube con las fotos del pasado sale directo al campo donde juegan paint ball en busca de la presa, de la caperucita no tan roja de los cuentos. Su caballito de batalla comienza con el chantaje emocional y descarga las municiones de la culpa y la vergüenza en el cuerpo de la que será su víctima; con los objetivos de transferir el dolor que levanto en el pendrive, de pixelar la imagen de su oponente, hacerle grietas y remitir los troyanos de su propia inseguridad, la que desde luego no sabe manejar.

Es difícil hacer un identiquit de la personalidad terrorista como así es complicado hacerlo con el mendigo emocional, no se puede ofrecer recompensa por ninguno de ellos ni mandar un mail en cadena. Estas conductas tiene la particularidad de aflorar como los sentimientos más nobles, sigilosamente.

Con diferentes objetivos y/o vínculos hemos padecido y hemos hecho padecer la escalofriante sensación que abruma las emociones -desde el mismo núcleo familiar, pasando por las relaciones interpersonales como en las relaciones laborales-. Sean cualesquiera los motivos, la angustia tiene dimensiones enormes que crecerá con el tiempo, independientemente del papel que juguemos frente al otro. Son siempre dos los que viven en la oscuridad absoluta.

Este proceso es momentáneo que necesariamente tiene fecha de caducidad y es así como, inexorablemente, alguien te pega con un almohadazo para sacarte del modo ahorro de energía. Para que vuelvas a mirarte y no solo en el espejo, reconocerte es dejar de ser la parte más débil de un contrato que no firmaste. Es subir al carajo de tu barco -después de haberle temido a las tormentas y a la inmensidad - y que la neblina de disipe, para divisar tierra firme.

Y cuando se comienza a cruzar para la vereda de enfrente uno puede sorprenderse por las estrategias utilizadas, el armamento letal empleado, se enumerarán los daños sufridos y así se comprenderá que no es sólo una frase armada esa que dice: “cuando uno no quiere dos no pelean”. Serán los destrozos “bienes gananciales” y las acusaciones a mansalva un Boomerang. El menú de reproches un cóctel agrio, el rencor desmedido muy peligroso y el silencio, también, la peor de las mentiras.

En este “juego” son dos (o más) los que pierden, es que el Paint ball no es para todos.
....

18 comentarios:

La payasa... dijo...

Lo pedí lo tenes...Li..
Beijos linda

Lila Biscia es Lilus bla bla dijo...

Sublime!
Aplaudo este excelente texto!!!!
Y me quedo con esto, obvio:
Para que vuelvas a mirarte y no solo en el espejo, reconocerte es dejar de ser la parte más débil de un contrato que no firmaste.

Mil millones de besos!

El Doc 9 dijo...

buena data, Payasa, no lo tenía. Un abrazo

Manolo Jiménez dijo...

El problema real es que hay mucha gente que no se quiere, que no sabe valorarse y otros, desalmados o bienintencionados pero memos, se aprovechan de esa situación.

Me gustó la entrada, certera.

Abrazos.

Boris Chicarpo dijo...

Guau. En el paint ball usted ha de andar con una ametralladora, atento el menú recargado de sensaciones.
Me gustó eso de "es así como, inexorablemente, alguien te pega con un almohadazo para sacarte del modo ahorro de energía."
Muy, (todo) muy intersante.

seraquenoseve dijo...

mmm!!! que interesante entrada, y cuando uno entra en el juego "sin darse cuenta" el paint ball se convierte en masacre! O_o

Saludos

ELINA dijo...

NO ME GUSTA NADA DONDE ESTEN INVOLUCRADAS ARMAS...
EN CUANTO AL FLOGUER ATENDIENDO PELUQUERIAS...
JURO QUE LO VI...EN UN AMIGO QUE ES COIFEUR, UNA MINA RE NEGRA TIÑIENDOSE DE RUBIA MIREYA!!!!
QUE ASCO!!!
PUAJJJJJJ!!!!!!!
BESOS REINA!!!!!!

La payasa... dijo...

Li, un placer.
Tiene muchas connotaciones y de alguna manera, todos, en algún momento fuimos parte de los dos extremos de esta historia.

Gracias, besos miles nena!

La payasa... dijo...

Doc!,hace mucho que no lo veía por acá.

Gracias por el cumplido.

Saluditos

La payasa... dijo...

Manolin, si bien estoy de acuerdo que algunas personas no se valoran o bien no se quieren, creo que en más de una oportunidad ciertas emociones pueden ponerte en exposición, hacer perder las riendas de algunas situaciones es algo común, pero ¿por qué se tiene que manejar todo?.
Alguien que pone en desmedro a otra persona no puede tener un dejo de buena intención, sin lugar a dudas.

Hay cosas que, por más que el dolor o la bronca que tengas, NO SE HACEN. Por desgracia sucede.

Gracias por tus comentarios enriquecedores.

Besos

La payasa... dijo...

Boris: El paint ball no es mi deporte favorito, presto resistencia a ese juego (algunas veces no lo puedo evitar), además tengo vencido el carnet de portación; el de legítimo usuario solo lo expongo ante situaciones de necesidad y urgencia. Tampoco no es la idea ir por la vida empuñando armas. =o)

Y concuerdo, siempre aparece alguien que de un soplamocos te saca de la exposición innecesaria o del letargo. Un bien entendido soplamocos.

Gracias Gracias.

Beijos.

La payasa... dijo...

seraquenoseve, sea bienvenida!

Tenes toda la razón los destrozos siempre se miden con la falta de conciencia. Es maldito "sin darse cuenta" que, acabo el combate, hace que lleguemos tarde al "disculpame".

Pase cuando quiera.
Besos besos

La payasa... dijo...

Eli, las armas las carga el diablo, pero hay armas muchos más peligrosas que las 9 mm.

En tu provincia vi muchos peluqueros floggers!!!! ja ja ja

Besos linda, que estes bien.

Tomás Münzer dijo...

Te juro que no entendí, pero no importa porque hoy es viernes... saludos.

Tomás Münzer dijo...

Y no tiene nada que ver que mi comentario sea el 14...

La payasa... dijo...

Tomi!, no te preocupes yo tampoco me entiendo; ya dejé de preguntarme muchas cosas.

Fue viernes y no eras 14?..umm aburrido.

ja ja ja

Besos besos

Sperman dijo...

Uuuu, que post flashero... La verdad hacía mucho que no leía uno tan pensado y rebuscado, por momentos me desorienté. Pero muy buenos análisis y paralelos.

Bue... Me voy a poner en modo "Ahorro de energía".

La payasa... dijo...

Sperman!!!..te espera un almohadazo!

Sentí que me dijiste rebuscada a mí, no se de donde sacaste eso.

Ja ja ja ja

Besos besos

Yo tenía otro blog

Yo tenía otro blog
Cualquier similitud con la realidad es adrede

Los visitantes