martes

0026 El Real Canal de Manzanares (cuarta entrega)

Y encontró sombras abandonadas en cada rincón de su casa. Esa especie de fantasmas que acechaban a cada momento, retozando en los recuerdos de algunas cosas que mejor que no hayan sido, y que escarbaban en eso que suelen llamar “culpa”, los mortales que viven poniendo medida a las cosas que son libres. En su cuarto, también, había enterradas minas con objetivos de matar, pudieron ser simples olvidos, pero nada resultaba menos que complicado cuando se trataba de esos dos que “no fueron ni serán” e incluso cuando se trataba de ella misma.

La ecuación del amor y la despedida, incrementaba la lista de los asuntos desérticos que amontonaba. La sobredosis de anestesia que padecía su memoria hizo que olvidará esos pequeños actos que realzaban su ego, que le dibujaban alegría y sosiego. Los almacenó en el cajón de olvidos inhóspitos, lleno de telarañas. Su “quien deseo ser”, solo se asemejaba en versión despojos de quien realmente era o mejor dicho, de quien la habían convencido debía ser.

¡Ella era la asesina de su arte!

Fue cuando una mañana cualquiera el huracán se desató en sus entrañas, renegando de ese espectro en el que había permitido convertirse y comenzó a correr para volverse inalcanzable. La niña, la mujer, la profesional, la amante, la heredera y la artista, todas las mujeres que guardaba, corrieron tan fuerte como sus piernas se lo permitieron.

Y sintió que recomenzar es, en cierta forma, volver a conectarse con la pequeñita que fue, capaz de esbozar las frases más solemnes con precisión absoluta. Pensaba que la inocencia es el antídoto del aburrimiento, nos permite escapar del abrumante letargo, reírnos incluso de nuestros absurdos y la palabra “limites” deja de tener sentido.
Se desvistió frente al espejo, despojaba a su cuerpo de la frívola formalidad que comenzaba a rechazar por completo, para volver...

A jugar bajo la lluvia, otra vez.
....
Lucía subía las escaleras ruidosas de ese hotel de antaño. Apretaba con intensidad o con presentimiento “ese” papel que le habían dejado, y podía verse en su rostro un dejo de temor. Se juró que no podía permitirse que ese desconocido inescrupulosamente abandone su sombra en su habitación. Suponía que sería volver al principio, sería olvidar que fue lo que la trajo a ese lugar y hasta podría conspirar con eso que había comenzado a revivir.

Discutir con él no sería una opción y por ello escondió la intriga que le causaba ese trozo de papel. Durmió con la esperanza de despertar y que nada hubiera ocurrido.

La mañana siguiente estaba destinada a abandonar ese espacio que no podría sentir como suyo nunca y un largo paseo por el Real Canal de Manzanares sería su primer destino.

…..

Marcos despertó abruptamente, el penetrante sonido de la campana de su teléfono no le daba tiempo a reaccionar. Del otro lado la voz de un hombre que hubiera querido desconocer reclamaba por su presencia inmediata. Cortó rápidamente tratando de ahuyentar esas voces que merodeaban su cabeza.

Joaquín Sabina parecía gritar:

A Mitad de camino entre el infierno y el cielo,
Yo me bajo en Atocha, yo me quedo en Madrid
Aunque la noche delire como un pájaro en llamas
Aunque no vea la gloria la puerta de Alcalá.
Aunque la maja desnuda cobre 15 y la cama
Aunque la maja vestida no se deje besar.


¡Y el control no se dejaba encontrar! Y el español entonó…
He llorado en Venecia, he perdido en Manhattan
He crecido en la Habana, he sido un paria en París
México me atormenta, Buenos Aires me mata.

Hasta que logró silenciarlo a “ese” también.

Miró la pantalla de su celular con la esperanza de una llamada que le devolviera un poco de tranquilidad y solo encontró más silencio y mucho frío.

Alistado para salir, cargo consigo sus escritos, su portable y las esperanzas de no cruzarse con nadie que interrumpiera su imperiosa necesidad de encontrar un refugio.

….

Y ahí estaban los dos, por separado, yendo en dirección al mismo lugar. El Real Canal de Manzanares, sería el exacto sitio donde dos discutirían, donde cada uno exorcizaría sus fantasmas, le darían santa sepultura a sus muertos, donde dos comenzarían a jugar el juego del amor.

Ella dibujaría sus ojos desesperados, entendiendo como se siente alguien que quiere huir. Trataría de pintar sus miedos, su pasión, su risa. Él, escribiría de su humanidad, de la calida forma que tenía de explicarse, describir sus formas y la media sonrisa que lo seduciría desde ese día y en cada mañana.

Y el viento y sus escritos hicieron lo suyo y volaron hacia los pies de esa mujer…

Era el comienzo del juego de dos que se amarían para siempre…


...


10 comentarios:

Manolo Jiménez dijo...

Me gusta el texto, y eso que los finales felices me parecen más fantasía que realidad.

Pero está muy bien trabado el texto, una parte lleva a la otra como una cascada.

Abrazos.

El Doc 9 dijo...

Final feliz, como la canción de Blades o los Cadillacas que dice " Río Manzanates, dejame posar, que mi padre enferme mi,adre me mando a llamar mi madre es la unica estrella que curo mi porvenir, y si se llega a morir, al cielo me voy con cella, Rio Manzanares, dejame pasar"..

seraquenoseve dijo...

Ella dibujaría sus ojos desesperados, me identifique.

Él escribiría de su humanidad...

Como siempre me llegan los textos indicados, en el momento indicado.

Cathy Brown dijo...

QUE BELLEZA AMIGA,ME ENCANTOOOOOOOOOO Y QUEDE CON GANAS DE MAAAAAAAAAAAAAS...¿SI?BESOTES.

Enrique dijo...

No importa si estamos en desacuerdo o no, lo importante es estar ahí para el ser amado.

ELINA dijo...

SIN PALABRAS MAMUCHA...
ESCRIBE BIEN PORQUE LO VIVIDO AYUDA...
BESOTES!!!!!!!
SABIAS QUE SOS UNA GROSAAA???

Vilma dijo...

Me llamo Vilma y te invito a leer mi historia.

Jose Ramon Santana Vazquez dijo...

...traigo
sangre
de
la
tarde
herida
en
la
mano
y
una
vela
de
mi
corazón
para
invitarte
y
darte
este
alma
que
viene
para
compartir
contigo
tu
bello
blog
con
un
ramillete
de
oro
y
claveles
dentro...


desde mis
HORAS ROTAS
Y AULA DE PAZ


TE SIGO TU BLOG




CON saludos de la luna al
reflejarse en el mar de la
poesía...


AFECTUOSAMENTE:
LA PAYASA


ESPERO SEAN DE VUESTRO AGRADO EL POST POETIZADO DE CABALLO, LA CONQUISTA DE AMERICA CRISOL Y EL DE CREPUSCULO.

José
ramón...

andreita dijo...

"La culpa es un invento muy poco generoso,y el tiempo tremendo invento sabandija"... dice una letra de mi tocayo Calamaro...

Y ese viento que depositó a sus pies esos escritos seguramente hablaban de nuevas "oportunidades".

Besito!

La payasa... dijo...

Mil Gracias por sus comentarios a cada uno de Uds. Me fui pero he regresado. Sin dudas me quedaré por mucho tiempo más..

Besos miles!!!

Yo tenía otro blog

Yo tenía otro blog
Cualquier similitud con la realidad es adrede

Los visitantes